Caracteristicas del gato para niños

Caracteristicas del gato para niños

gato persa

Dado que cada vez se presta más atención a la importancia de las diferencias individuales entre los animales y al impacto de dichas diferencias en su bienestar dentro de un entorno determinado, también es necesario considerar dichas variaciones como importantes mediadores o mitigadores del bienestar. Por ejemplo, características demográficas como la edad del animal [24-26], el tipo de raza [27-29] y la personalidad [30-34] pueden influir en el grado de riesgo de los individuos. Las diferencias individuales de los animales, como su estética [35-37] y su comportamiento [38], también pueden influir en la percepción que el ser humano tiene de ellos y potencialmente desempeñar un papel en su selección, compra o adopción [36,39-41]. Estas diferencias también pueden determinar los resultados del animal seleccionado, como la prestación de cuidados, la renuncia [42-46] o incluso la decisión de practicar la eutanasia [43,47,48]. La estética, en particular, también determina la selección para la cría y puede impulsar variaciones en la raza asociadas a compromisos sanitarios inherentes y a largo plazo [49-54].
Por lo tanto, los factores que afectan al bienestar de los animales en cautividad, incluso dentro de un contexto determinado, son multifactoriales e incluyen características tanto del individuo como de su cuidador humano. Como los animales de compañía suelen ser gestionados de forma individual, es probable que su selección y posterior estilo de vida estén influidos por algo más que consideraciones económicas, e incorporen las preferencias y la personalidad del cuidador. Sin embargo, hay una relativa escasez de investigaciones sobre el impacto de esa variación individual en relación con la calidad de los cuidados prestados a los animales, especialmente en un contexto en el que el cuidador puede creer a menudo que la relación es similar a la de padre e hijo [55-58]. Tales impactos son particularmente pertinentes para el bienestar de los animales de compañía, donde a menudo hay períodos frecuentes y prolongados de control estrecho ejercido por sus cuidadores, y para quienes las experiencias dentro de tales contextos están intrínsecamente ligadas a su papel social dentro del hogar [59-63]. En la mayoría de los casos, se desarrollan vínculos fuertes y mutuamente compatibles entre el dueño y el animal acompañante [55,64-66], pero éstos no garantizan necesariamente un buen bienestar. Por ejemplo, aunque la mayoría de los propietarios pueden creer que proporcionan un buen nivel de cuidados, los problemas epidémicos, como la obesidad en gatos y perros [67-69], sugieren que esta buena intención no siempre se traduce en una práctica eficaz.

británico de pelo corto

Los niños y los gatos pueden ser maravillosos compañeros el uno del otro. Mis hijos han tenido las relaciones más cariñosas, juguetonas y entrañables con los gatos de nuestras vidas. Pero estas relaciones no han surgido por casualidad. Nos preparamos, educamos y creamos un entorno seguro para los niños y para los gatos.
Al igual que con cualquier animal de compañía en la familia, es fundamental utilizar el sentido común, establecer medidas de seguridad y crear un entorno que proporcione seguridad a todos. Esto no es exclusivo de los gatos, sino que se aplica a cualquier animal de compañía que se introduzca en la casa si también hay niños. La clave es prepararse con antelación y luego seguir vigilando y educando. Para empezar, he aquí 10 cosas que todo padre debería saber cuando se trata de la convivencia entre gatos y niños.
Si está esperando un bebé y ya tiene un gato, hay muchas cosas que puede hacer para ayudarle a prepararse de antemano para este importante cambio de vida. Utiliza tu perspectiva de “pensar como un gato” e imagina lo confuso que sería para un gato encontrarse de repente con grandes cambios en su entorno (en forma de guardería y muebles para bebés) y que de repente haya otra persona en casa y que ésta chille fuerte y huela de forma desconocida.

10 datos sobre los gatos

El gato (Felis catus) es una especie doméstica de pequeño mamífero carnívoro[1][2]. Es la única especie domesticada de la familia Felidae y a menudo se le denomina gato doméstico para distinguirlo de los miembros salvajes de la familia[4]. Un gato puede ser un gato doméstico, un gato de granja o un gato asilvestrado; este último se desplaza libremente y evita el contacto humano[5]. Los gatos domésticos son valorados por los seres humanos por su compañía y su capacidad para cazar roedores. Varios registros felinos reconocen unas 60 razas de gatos[6].
La anatomía del gato es similar a la de las demás especies de félidos: tiene un cuerpo fuerte y flexible, reflejos rápidos, dientes afilados y garras retráctiles adaptadas para matar presas pequeñas. Su visión nocturna y su olfato están bien desarrollados. La comunicación de los gatos incluye vocalizaciones como maullidos, ronroneos, trinos, siseos, gruñidos y lenguaje corporal específico de los gatos. Depredador más activo al amanecer y al atardecer (crepuscular), el gato es un cazador solitario pero una especie social. Puede oír sonidos demasiado débiles o de alta frecuencia para el oído humano, como los que emiten los ratones y otros pequeños mamíferos[7].

gato de bengala

El 18% de los hogares del Reino Unido tiene un gato, pero todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre ellos. Desde su inusual forma de caminar hasta el tamaño del gato más grande, ¡apostamos a que no ha oído hablar de algunos de estos divertidos datos!
Los gatos son un enigma que ha cautivado el corazón de la gente durante miles de años. Su misteriosa personalidad y su adorable aspecto los han convertido en una mascota increíblemente popular y, según una encuesta, sólo en el Reino Unido el 18% de los hogares están gobernados por un gato. Con tantos gatos a nuestro alrededor, seguramente eso significa que todo el mundo sabe todo lo posible sobre ellos, ¿verdad? Pues no. Hay muchos datos interesantes sobre los gatos de los que probablemente no haya oído hablar, desde el gato más grande del mundo hasta su sorprendente forma de caminar.
Este interesante dato sobre los gatos le garantizará que le sorprenderá en su próxima cena. ¿Sabía que originalmente se pensaba que los egipcios domesticaron al gato? Pero en 2004, unos arqueólogos franceses descubrieron una tumba de gato de 9.500 años de antigüedad en Chipre. Esto lo convierte en el gato doméstico más antiguo que se conoce y es anterior al arte egipcio sobre gatos en más de 4.000 años.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad