Gata embarazada de un mes

Cronología del embarazo del gato

Pero no hay que preocuparse: los gatos saben manejarse intuitivamente y son bastante autosuficientes en su mayor parte.  Sin embargo, usted puede ayudar a la futura mamá a estar lo más cómoda posible y ayudarla en la tarea de traer al mundo gatitos sanos.  ¿Cuál es la duración del embarazo de una gata? ¿Qué es una caja de parto perfecta y cómo será el acontecimiento en sí mismo? Muchas preguntas vendrán a la mente cuando no se ha experimentado esto antes.
Los antojos de determinados alimentos son un indicador, así como las náuseas matutinas y el crecimiento constante del vientre.  Si tu gata tiene de repente más ganas de comer que de costumbre y le crece la cintura, eso no significa necesariamente que haya descendencia a la vista.
Sin embargo, si esto va acompañado de náuseas matutinas, si los pezones están hinchados y su gata es aún más cariñosa de lo habitual, los signos que se acumulan bien podrían significar que puede contar con más gatitos en su casa pronto.
Los gatos son animales extremadamente fértiles. Una gata no castrada puede dar a luz hasta tres veces al año. En cuanto es fértil y receptiva, puede quedarse embarazada.  Los días fértiles, o «en celo», son obviamente aquellos en los que su gata puede quedarse embarazada. Si es receptiva y no está castrada, puede hacerlo cada dos o tres semanas.

Pezones de gata embarazada vs. normales

Una gata embarazada conlleva muchas emociones. Tanto si es una profesional experimentada como si es nueva en el mundo de las gatas embarazadas, nuestra lista de comprobación le ayudará a mantener a su gata y a sus futuros gatitos felices y sanos. Con la preparación de la casa, las citas con el veterinario y el cariño extra que hay que darle, es importante ser capaz de detectar los signos de que su gata puede estar embarazada lo antes posible.
Para la mayoría de los propietarios de mascotas es más fácil decir que hacer que detectar una gata embarazada. Pero siempre es una buena idea comprobar si su gata está embarazada, en lugar de dejarlo al azar. Aunque hay cosas peores que llegar a casa que una camada de adorables gatitos, un embarazo sorpresa puede ser estresante y emotivo para ambos padres.
Si ha dado la bienvenida al mundo a su propio bebé, sabe lo mucho que cambian su cuerpo y su mente durante el embarazo. Su gato no es diferente. Detectar estos cambios desde el principio es lo mejor para garantizar un embarazo saludable tanto para la madre como para sus gatitos. Afortunadamente, con todos los cambios físicos y mentales que se producen, hay una serie de señales a las que hay que prestar atención:

Señales tempranas de que una gata está embarazada

Así que has tardado un poco en esterilizarla y tu gata ha aparecido embarazada. O tal vez la adoptó una gata callejera preñada. Tal vez esté trabajando con un grupo de rescate y ésta sea su primera experiencia de acogida con una gata embarazada. ¿Qué hacer a partir de ahora?
Su primera decisión importante es permitir o no que el embarazo continúe. Las gatas preñadas (llamadas reinas) pueden ser esterilizadas, pero la decisión depende de una serie de factores, que debería discutir con su veterinario y su familia.
La esterilización de una gata preñada pone fin a la gestación, por lo que se trata de una cuestión controvertida. Algunas personas no soportan la idea de matar a los gatitos fetales. A otros les preocupa que permitir que la gata embarazada tenga gatitos contribuya al problema de la superpoblación de mascotas.
Esterilizar a una gata preñada incluye el aborto, una palabra que evoca diversas emociones. A los defensores no les gusta tener que quitar la vida a los gatitos no nacidos, pero su postura se basa en un razonamiento pragmático. A los que se oponen simplemente no les gusta quitar vidas bajo ninguna circunstancia, ya sean nacidos o no.

Etapas del embarazo del gato cambios físicos

¿Su gatita siempre ha sido delgada pero ahora está ganando kilos? Si es así, es natural que se pregunte si está embarazada. Por suerte, la forma de saber si una gata está embarazada suele reducirse a unos cuantos signos comunes, como:
Si tiene una gata que sigue intacta, es decir, que nunca ha sido esterilizada, y marca algunas o todas estas casillas, querrá confirmar el embarazo con su veterinario de inmediato. Éste puede realizar un análisis de sangre, una radiografía y una ecografía para identificar si su gata está embarazada y cuántos gatitos lleva.
Ahora que sabe que su gata está embarazada, querrá asegurarse de que tiene todo lo que necesita para estar segura durante este tiempo. Aunque las gatas embarazadas pueden ser bastante independientes, a continuación te explicamos cómo puedes cuidar a una gata embarazada durante los 58 a 67 días de gestación (el periodo de tiempo en que un gatito se lleva en el vientre).
Es tentador abrazar la barriga de tu gata embarazada, pero esto puede ser peligroso. Como señala Animal Planet, presionar o apretar su vientre de cualquier manera puede ser incómodo para la gata y potencialmente provocar un aborto.