Gusanos en las uñas

comentarios

La onicomicosis (también conocida como tinea unguium) es una infección de las uñas por hongos que puede afectar a las uñas de los pies y/o de las manos y que se da en aproximadamente el 10 por ciento de los adultos en Estados Unidos[1] La onicomicosis afecta más comúnmente a las uñas de los pies que a las de las manos.
Existen varios tipos diferentes de infección por hongos en las uñas, dependiendo del tipo de hongo que cause la infección. Las onicomicosis o uñas infectadas suelen estar causadas por un tipo de hongos parásitos llamados hongos dermatofitos.
La mayoría de los tipos de onicomicosis presentan los mismos signos de infección: la uña infectada suele volverse gruesa y descolorida. Este proceso suele comenzar en la punta de la uña y progresa hacia la raíz[2].
A medida que la infección avanza, la uña afectada puede presentar picor y/o un ligero dolor. Las uñas infectadas pueden volverse quebradizas, y no es raro que se rompa una parte o toda la uña infectada. El tratamiento suele consistir en mantener la uña limpia y tomar un curso de medicación tópica antifúngica (antimicótica).

tiña en las uñas

La onicomicosis (también conocida como tinea unguium) es una infección de las uñas por hongos que puede afectar a las uñas de los pies y/o de las manos y que se da en aproximadamente el 10 por ciento de los adultos en Estados Unidos[1] La onicomicosis afecta más comúnmente a las uñas de los pies que a las de las manos.
Existen varios tipos diferentes de infección por hongos en las uñas, dependiendo del tipo de hongo que cause la infección. Las onicomicosis o uñas infectadas suelen estar causadas por un tipo de hongos parásitos llamados hongos dermatofitos.
La mayoría de los tipos de onicomicosis presentan los mismos signos de infección: la uña infectada suele volverse gruesa y descolorida. Este proceso suele comenzar en la punta de la uña y progresa hacia la raíz[2].
A medida que la infección avanza, la uña afectada puede presentar picor y/o un ligero dolor. Las uñas infectadas pueden volverse quebradizas, y no es raro que se rompa una parte o toda la uña infectada. El tratamiento suele consistir en mantener la uña limpia y tomar un curso de medicación tópica antifúngica (antimicótica).

Gusanos en las uñas 2021

La onicomicosis (también conocida como tinea unguium) es una infección de las uñas por hongos que puede afectar a las uñas de los pies y/o de las manos y que se da en alrededor del 10 por ciento de los adultos en Estados Unidos[1] La onicomicosis afecta más comúnmente a las uñas de los pies que a las de las manos.
Existen varios tipos diferentes de infección por hongos en las uñas, dependiendo del tipo de hongo que cause la infección. Las onicomicosis o uñas infectadas suelen estar causadas por un tipo de hongos parásitos llamados hongos dermatofitos.
La mayoría de los tipos de onicomicosis presentan los mismos signos de infección: la uña infectada suele volverse gruesa y descolorida. Este proceso suele comenzar en la punta de la uña y progresa hacia la raíz[2].
A medida que la infección avanza, la uña afectada puede presentar picor y/o un ligero dolor. Las uñas infectadas pueden volverse quebradizas, y no es raro que se rompa una parte o toda la uña infectada. El tratamiento suele consistir en mantener la uña limpia y tomar un curso de medicación tópica antifúngica (antimicótica).

ver más

La onicomicosis (también conocida como tinea unguium) es una infección de las uñas por hongos que puede afectar a las uñas de los pies y/o de las manos y que se da en aproximadamente el 10 por ciento de los adultos en Estados Unidos[1] La onicomicosis afecta más comúnmente a las uñas de los pies que a las de las manos.
Existen varios tipos diferentes de infección por hongos en las uñas, dependiendo del tipo de hongo que cause la infección. Las onicomicosis o uñas infectadas suelen estar causadas por un tipo de hongos parásitos llamados hongos dermatofitos.
La mayoría de los tipos de onicomicosis presentan los mismos signos de infección: la uña infectada suele volverse gruesa y descolorida. Este proceso suele comenzar en la punta de la uña y progresa hacia la raíz[2].
A medida que la infección avanza, la uña afectada puede presentar picor y/o un ligero dolor. Las uñas infectadas pueden volverse quebradizas, y no es raro que se rompa una parte o toda la uña infectada. El tratamiento suele consistir en mantener la uña limpia y tomar un curso de medicación tópica antifúngica (antimicótica).