Informacion sobre gatos para niños

ragdoll

El peso de los gatos salvajes oscila entre una media de 2,7 a 4 kg en las hembras y una media de 4 a 5 kg en los machos, aunque el peso de cada gato varía mucho a lo largo del año. Los gatos domésticos tienen un tamaño similar, aunque pueden llegar a ser mucho más pesados como resultado de la sobrealimentación. La longitud del cuerpo suele ser de 500 a 750 mm y la de la cola oscila entre 210 y 350 mm.
Los gatos salvajes suelen ser de color gris-marrón, con la cola tupida y un patrón bien definido de rayas negras en todo el cuerpo. Su pelaje es corto y suave. Su coloración es similar a la de un gato doméstico atigrado y hace que sean difíciles de ver en sus hábitats boscosos.
Los gatos domésticos han sido seleccionados por el ser humano para mostrar una amplia gama de formas y colores de cuerpo, desde formas sin pelo hasta persas de pelo largo y gatos Manx sin cola hasta gatos Maine Coon muy grandes. Los colores van del negro al blanco, con mezclas de rojos, amarillos y marrones.
Los gatos salvajes tienen cinco dedos en cada una de sus patas delanteras, pero sólo cuatro en cada pata trasera. Las garras de los gatos pueden meterse en fundas cuando no las utilizan, lo que las mantiene bastante afiladas. Los dientes del gato están muy especializados para comer carne. Los dientes caninos son excelentes para apuñalar y sujetar a la presa, ya que los superiores apuntan casi directamente hacia abajo y los inferiores son curvos. Los molares están especializados para cortar. Como los gatos salvajes carecen de dientes para triturar, se comen la comida cortándola en rodajas.

gato persa

Los gatos, también llamados gatos domésticos (Felis catus), son pequeños mamíferos carnívoros de la familia Felidae. Los gatos domésticos suelen llamarse gatos de casa cuando se mantienen como mascotas de interior. Los gatos han sido domesticados (domados) desde hace casi 10.000 años. Los gatos domésticos que viven en granjas para mantener alejados a los roedores se llaman gatos de granja. Los gatos asilvestrados son gatos domésticos que viven lejos de los humanos. Los gatos son una de las mascotas más populares del mundo. Los humanos los tienen para cazar roedores y como compañía. Hay unas 60 razas de gatos. Los gatos domésticos se encuentran en razas de pelo corto, pelo largo y sin pelo. Los gatos que no son razas específicas pueden denominarse «domésticos de pelo corto» (DSH) o «domésticos de pelo largo» (DLH).
La palabra gato también se utiliza para otros felinos. Los felinos suelen denominarse gatos grandes o gatos pequeños. Los grandes felinos salvajes son bien conocidos: leones, tigres, leopardos, jaguares, pumas y guepardos. Hay gatos salvajes pequeños en la mayor parte del mundo, como el lince en el norte de Europa y el gato montés en Norteamérica. Los gatos salvajes, independientemente de su tamaño, no son mansos y pueden ser muy peligrosos.

10 datos sobre los gatos

Hace entre 70.000 y 100.000 años, el gato salvaje de Oriente Próximo que vagaba por los desiertos de Israel, Arabia Saudí y otros países de Oriente Próximo dio lugar a los genes que acabaron produciendo todos los gatos domesticados tal y como los conocemos hoy.
La carne es el alimento principal de los gatos y es la fuente de nutrición básica para ellos, se recomienda alimentar a un gato con comida que contenga al menos un 90% de carne. Nunca se debe alimentar a un gato con comida para perros a diario, hacerlo puede incluso dejarle ciego.
Los gatos son capaces de pescar. Utilizan una pata delantera para lanzar con éxito el pescado fuera del agua y sobre los hombros del gato. Según una investigación holandesa, se trata de un comportamiento heredado que los gatos hacen sin que se les enseñe.
También se sabe que los gatos domésticos aprenden por sí solos a utilizar los pomos de las puertas y las manillas de los retretes. Sin embargo, su adiestramiento tiene un límite. Son inteligentes, pero no tanto como los perros, y no viven en manada como ellos.
Los gatos ronronean con la misma frecuencia que un motor diésel al ralentí (26 ronroneos por segundo). En su estado natural no se les podría oír. Al parecer, se han adaptado para poder relacionarse con los humanos mediante sonidos.

cabra

Hay que tener en cuenta que cada gato es único y tiene sus propios gustos, aversiones y personalidad. Por ejemplo, un gato tímido podría no ser feliz en un entorno ruidoso y concurrido. Podría sentirse estresado, molesto y parecer agresivo si se siente amenazado, o incluso empezar a esconderse más.
Definitivamente, es posible adoptar un gato con niños pequeños en casa, aunque requerirá una consideración adicional, ya que equilibrar las necesidades de una nueva mascota y de los niños pequeños puede ser un reto. Además de seleccionar el gato adecuado para su hogar y su estilo de vida, también debe tener en cuenta la edad del gato que le interesa adoptar.
Puede resultar tentador elegir un gatito, pero los gatitos y los niños no siempre son la mejor combinación. Los gatitos necesitan adiestramiento, muchos cuidados y todavía están aprendiendo a usar sus garras, lo que les hace más propensos a jugar de forma brusca.
La cama y la comida de tu gato deben estar alejadas de las zonas comunes más concurridas de tu casa, como el salón o el pasillo. Si tienes niños muy pequeños que aún no entienden lo importante que es que tu gato descanse, puedes instalar una puerta para bebés para crear un espacio «libre de niños» y evitar que éstos entren.