Mi gato no para de estornudar

estornudos del gato por coronavirus

Si su gato está sano y activo y estornuda de vez en cuando, es probable que no haya nada de qué preocuparse. Sin embargo, si los estornudos de su gato son constantes o van acompañados de otros síntomas, lo mejor es que acuda a su veterinario para que lo examine y pueda identificar las posibles causas y ver si es necesario un tratamiento adicional.
Si su gato tiene algo atascado en la nariz (como una brizna de hierba u otro objeto pequeño), el instinto reflejo es intentar sacarlo estornudando. Si el objeto no consigue salir, existe el riesgo de infección.
Puede notar que su gato estornuda a determinadas horas del día. Si su gato estornuda de vez en cuando, es posible que sólo se trate de algo que irrita la nariz y los conductos nasales. Si su gato estornuda con más frecuencia, puede ser un indicio de alergia.
Es relativamente habitual que los gatos estornuden durante unos días después de recibir las vacunas nasales. Por lo general, los estornudos desaparecen por sí solos sin necesidad de intervención. En casos muy raros, los estornudos pueden acompañar a la leucemia felina (cáncer).3

mi gato estornuda y tiene los ojos llorosos

Si su gato empieza de repente a estornudar y toser más de lo normal, puede empezar a preguntarse si algo va mal. Al fin y al cabo, los gatos saben ocultar las enfermedades hasta que son graves. ¿En qué momento debe empezar a preocuparse?
Irritantes inhalados: Preste atención a cuándo estornuda su gato. ¿Está estornudando después de usar la caja de arena? Tal vez acaba de rociar un ambientador para eliminar los olores de las mascotas. ¿Acaba de limpiar la casa y el polvo aún no se ha asentado? Si notas un patrón en los síntomas que pueda relacionarlo con una causa, entonces no hay razón para preocuparse.
Virus: La razón más común por la que un gato estornuda es una infección respiratoria, normalmente causada por el herpesvirus felino o el calicivirus felino. Aunque estos virus son muy contagiosos entre los gatos, no tendrá que preocuparse de contagiarse usted mismo, ya que no se pueden transferir a los humanos.
Si los síntomas de su gato son el resultado de un virus, simplemente tratará los síntomas hasta que se le pasen. Si, por el contrario, se trata de una infección bacteriana, el veterinario puede prescribirle antibióticos.

mi gato de interior no para de estornudar

Su gato salta junto a usted en el sofá, acariciando su mano en un intento de ser acariciado. Una vez que toma asiento, estornuda tres veces seguidas. Después de decir «bendito sea» a tu pequeño amigo felino, no puedes evitar preguntarte qué ha provocado los estornudos. Aunque los estornudos en los gatos no siempre son motivo de alarma, es importante vigilarlos y prestar atención a cualquier otro síntoma que pueda presentarse.
En la Clínica Veterinaria Ponderosa, sabemos que puede ser estresante no saber la causa del malestar de su gato. Por eso nos esforzamos en educar a la comunidad de Colorado Springs sobre las causas que pueden estar detrás de los estornudos de su gato. Aunque los estornudos no siempre están relacionados con un problema de salud grave, debe asegurarse de entender qué los causa y cuándo debe llevar a su gato al veterinario.
Afecciones respiratorias superiores crónicas – En algunos casos, los gatos tienen daños permanentes en sus conductos nasales, así como en su sistema inmunitario. Lo más habitual es que la rinitis crónica sea la causa de los estornudos frecuentes.

gato que estornuda sangre

¿Ha visto alguna vez a su gato estornudar? Al igual que los humanos y otros animales, estornudar es algo normal si ocurre de vez en cuando. Incluso es normal que un gato tenga un estornudo ocasional. Pero no es normal que un gato estornude varias veces al día durante varios días seguidos.
Si su gato estornuda ocasionalmente y, por lo demás, parece estar sano, probablemente no tenga nada de qué preocuparse. Asegúrese de llevar a su gato al veterinario para que le haga un examen físico anual, o según le recomiende su veterinario. El veterinario puede determinar si existe un problema de salud subyacente antes de que se salga de control. Entre las visitas al veterinario, puede revisar la cabeza y la cara de su gato en casa para buscar anomalías.
Si su gato que estornuda también experimenta congestión nasal, secreción ocular u otros signos similares a los del resfriado, podría tratarse de una infección de las vías respiratorias superiores o un problema similar. Las infecciones de las vías respiratorias superiores suelen provocar que el gato estornude mucosidades que pueden ser de color amarillo o verdoso. Los ojos pueden estar vidriosos, llorosos o incluso excretar un moco amarillo o verde. Puede notar una respiración ruidosa y problemas para pasar el aire por las fosas nasales. Puede parecer igual que el resfriado común que tenemos los humanos, salvo que los gatos sanos no suelen «resfriarse». Las infecciones urinarias en los gatos suelen estar causadas por el herpesvirus felino o el calicivirus. Asegúrese de llevar pronto a su gato al veterinario para que lo trate.