Mi gato no quiere comer y duerme todo el dia

Mi gato no se mueve de un sitio

Síntomas de insolación en los perros – Los signos a los que hay que prestar atención Cuando suben las temperaturas y sale el sol, la insolación se convierte en un problema de salud muy grave para nuestros compañeros caninos. Aquí nuestros veterinarios de Bartlett comparten los signos de esta condición potencialmente mortal, y qué hacer si su perro tiene un golpe de calor.
Infección del tracto urinario del gato – Causas, síntomas y tratamientos Nuestros veterinarios de Bartlett ven muchas menos infecciones del tracto urinario en los gatos que en los perros, pero los gatos mayores pueden experimentar una serie de otros problemas del tracto urinario que causan síntomas similares. Hoy compartimos algunos de los síntomas, causas y tratamientos más comunes de las infecciones y enfermedades del tracto urinario en los gatos.
Cómo deshacerse de una infección por hongos en el oído de su perro Las infecciones del oído por hongos pueden ser un verdadero problema para los perros que viven en climas cálidos y húmedos, incluso durante sólo unos breves meses de verano, pero usted puede ayudar a prevenir que su perro desarrolle una infección del oído por hongos. Nuestros veterinarios de Bartlett le explican cómo hacerlo.
¿Por qué se rasca mi perro? El picor, el rascado y el lamido son signos de que su perro tiene una enfermedad de la piel conocida como dermatitis. Nuestros veterinarios de Bartlett le explican qué podría estar causando el problema de la piel de su cachorro y cómo puede ayudar a su mascota a sentirse mejor.

Mi gato no ha dormido en todo el día

No hay duda de que a los gatos les encanta dormir. Los dueños de gatos preocupados preguntan a menudo a nuestros veterinarios de urgencias de Memphis si deberían preocuparse por el hecho de que su gato duerma tanto. ¿Cuándo una siesta del gato indica que puede haber realmente una emergencia de salud?
¿Por qué duermen tanto los gatos? Los gatos han evolucionado para dormir durante largos periodos de tiempo a lo largo del día. Los gatos salvajes necesitan dormir para conservar su energía para cazar, perseguir y matar su próxima comida. Aunque nuestros gatos domésticos no necesiten cazar, el instinto de dormir y prepararse para la caza continúa.

El gato se queda en un lugar todo el día

Los gatos ahorran energía para cazar, lo que significa que suelen dormir entre 12 y 16 horas al día (o más). Sin embargo, si su gato duerme más de lo habitual, podría ser una señal de que algo va mal. El letargo puede estar causado por muchas afecciones diferentes, desde un simple absceso por mordedura de gato hasta problemas más graves, como enfermedades renales, diabetes o envenenamiento. Hay tantas causas diferentes de letargo en los gatos que sería difícil enumerarlas todas aquí.
Póngase en contacto con su veterinario si su gato ha estado aletargado durante más de 24 horas. Reserve una cita urgente si parece estar muy alejado, y asegúrese de informar a su veterinario de cualquier otro síntoma que haya notado, como que come menos o bebe más.

Gato que duerme todo el día sin comer

Es importante entender que la micción y la defecación inapropiadas a menudo acompañan a una condición médica subyacente y no ocurren «para vengarse del propietario».    Un gato que orina de forma inapropiada puede tener cualquier número de afecciones asociadas a este comportamiento, como enfermedad del tracto urinario inferior, enfermedad renal, infección del tracto urinario y diabetes mellitus. También puede ser un signo de artritis, que dificulta que el gato entre en la caja de arena.
La obstrucción del tracto urinario es una señal de emergencia veterinaria. Una obstrucción es tratable, pero el momento es crítico. Una vez identificada, el gato debe recibir atención veterinaria lo antes posible. De lo contrario, podrían surgir complicaciones fatales. Los signos incluyen el esfuerzo en la caja de arena con poco o ningún resultado, el llanto al orinar y los intentos frecuentes de orinar.
Los gatos son animales sociales; disfrutan de la interacción con su familia humana y, a menudo, con otras mascotas. Los cambios en esas interacciones pueden indicar problemas como enfermedades, miedo o ansiedad. También pueden indicar dolor, lo que puede provocar agresividad. Por ejemplo, un gato puede atacar a un individuo que le cause dolor, como una persona que le peine las caderas artríticas o le cepille un diente enfermo.