Donde comer pescaito en malaga barato

Donde comer pescaito en malaga barato

los mejores restaurantes de málaga

¿Eres fan del ‘magro con tomate’? o quizás la refrescante ‘pipirrana’ te vuelve loco? Para celebrar el ‘Día Mundial de la Tapa’ te traemos restaurantes de Málaga donde puedes disfrutar de una tapa gratis con tu bebida.
Esta tradición de servir tapas gratis con tu bebida no es típica de Málaga. Es Granada la ciudad más conocida por ello. También se puede disfrutar en Almería y en algunos otros pueblos de Andalucía, principalmente del interior.
La historia nos cuenta que el origen de las tapas está relacionado con el rey Alfonso X ‘El Sabio’ en el siglo XIII. El rey dictaminó que todas las posadas debían servir algo de comida con el vino para intentar evitar que pudiera «nublar la razón y el juicio» de los clientes.
Algunos de los locales más tradicionales de la ciudad se han sumado a la ‘nueva’ moda de ofrecer tapas gratis con la bebida. Entre ellos se encuentran Chopp (en el Muelle Uno y en la Plaza de la Solidaridad), ‘la Hermandad Jamonera’ situada en la calle Carretería y ‘Los Gatos’, en la Plaza Uncibay.
En algunos de estos restaurantes se permite a los clientes elegir la tapa de entre una lista que se ofrece, pero en otros no se tiene esa posibilidad aunque, por lo general, cada día se tiene una opción diferente para degustar.

beneficios del pescado de málaga

Nunca se cansará de explorar Málaga y su aparentemente interminable variedad de opciones gastronómicas económicas. Para una cocina local excelente y asequible, Sal Gorda es la elección perfecta. Propiedad de la familia del famoso torero Javier Conde, el local ofrece todo tipo de tapas y pescaíto frito. Incluso regalan a los clientes un vaso de vermut. Si le gusta la comida vegetariana, vaya a Canadu. El local sirve todo tipo de ensaladas y platos de espinacas. Si desea saborear las populares sardinas en rama de Málaga, visite El Cabre. Una media docena de sardinas se clavan en un pincho y se asan a la leña. El resultado es una comida sabrosa y deliciosa que querrá repetir. Málaga ofrece una gran cantidad de restaurantes económicos, así que póngase manos a la obra y disfrute de su comida sin preocuparse por su cartera.

málaga, españa

Una visita obligada es, por ejemplo, el Mercado Central, también llamado de Atarazanas. La tendencia gastronómica ha desplazado algunos de los puestos de venta directa, para convertirlos en frituras que sirven el mismo pescado que venden, fresco, al público desde la mañana. Una forma inmejorable de degustar boquerones, pulpo o puntillas recién hechas, sin renunciar al ambiente urbano del Centro Histórico.
Si, por el contrario, eres de los que prefieren tomar el ‘pescaito’ en un entorno más marinero, más cercano al mar, puedes optar por pasear por Pedregalejo y sus calas, un antiguo barrio de pescadores donde puedes encontrar una auténtica leyenda en este apartado gastronómico, como es El Cabra, lugar de peregrinación para cualquier malagueño que aprecie y reconozca esta tradición culinaria como propia.
Por suerte, no son los dos únicos espacios donde se puede disfrutar del abanico de sabores que nos ofrece la bahía. Lugares como El Palo, también de tradición marinera, donde nos espera Hermanos Alba, o los pueblos anexos a la ciudad como Rincón de la Victoria con su Casa Kiko, o Torremolinos con Los Pescadores, ponen sobre la mesa no sólo lo mejor de la lonja y sus fogones, sino todo el buen hacer de un legado de emprendedores que, durante décadas, han ido aprendiendo y delegando sus negocios a las generaciones que, hoy, los regentan y hacen de nuestra ciudad uno de los destinos gastronómicos más potentes de España y Europa.

pescado de málaga en español

Comer pescado frito en un chiringuito de la costa mediterránea de Málaga es experimentar un profundo sentido del lugar. Aquí, lo suficientemente cerca del mar como para mojarse los pies, donde las barcas de pesca están tiradas en la arena, el pescado es fresco. Allí donde los olivares siguen cubriendo las colinas (es cierto que cada vez hay menos, ya que han surgido complejos turísticos), el aceite de oliva está en su terreno. El pescado frito es lo mejor.
Los pescados que se utilizan para la fritura de pescado son pequeños: boquerones frescos de 15 centímetros, lenguados de sólo 15 centímetros, merluzas pequeñas, llamadas pescadillas, salmonetes diminutos, sin duda el pescado más sabroso del Mediterráneo, y anillos de calamar. Todos ellos se espolvorean con harina, se fríen en aceite de oliva burbujeante y se sirven bien calientes, amontonados en una bandeja sin más elaboración que el limón para acompañarlos.
. Algunos de los pescados típicos de una fritura malagueña, en el sentido de las agujas del reloj desde la izquierda, son trozos de pescadilla, salmonetes, calamares, langostinos y boquerones. En la foto, pescado para dos personas.