Iglesia de san jorge república checa

vista de la calle de la iglesia de lukova

Usted puede utilizar esta imagen, hasta 30 días después de la descarga (Período de Evaluación), sólo para su revisión y evaluación interna (maquetas y comps) con el fin de determinar si cumple con los requisitos necesarios para el uso previsto.Esta autorización no le permite hacer ningún uso en materiales o productos finales o ponerla a disposición de terceros para su uso o distribución por cualquier medio. Si al finalizar el Periodo de Evaluación no contrata una licencia de uso, deberá dejar de utilizar la imagen y destruir/borrar cualquier copia de la misma.

san jorge lukova

Consagrada en el año 921, la basílica es una de las iglesias más antiguas de Praga construida en estilo románico[1] La construcción de la iglesia fue iniciada por Vratislao I. A la muerte de Vratislao, en el año 921, la iglesia había sido terminada pero no consagrada. Wenceslao I completó el proyecto, y a su muerte enterró allí a su abuela, Ludmila de Bohemia[2].
La basílica ocupó un lugar destacado en los inicios de la difusión del cristianismo en Bohemia. Su colegiata estuvo en el centro del territorio hasta la fundación de la archidiócesis de Praga en el año 973. En el año 976 se construyó el primer edificio de la abadía benedictina de San Jorge en el lado norte de la basílica, y ésta sirvió de iglesia abacial. El edificio original de tres naves se completó con un coro, una tribuna para las monjas del convento y una cripta[2].
En 1142, Conrado III entró en Bohemia para restituir a su cuñado Vladislao II como duque. Conrado sitió el castillo de Praga. Durante el asedio, la iglesia y el convento sufrieron graves daños causados por un incendio. Los daños fueron reparados entre 1145 y 1151 y en esa ocasión se añadieron dos torres a la iglesia. La torre norte, más pequeña, recibe el nombre de «Eva», mientras que la torre sur, más grande, se llama «Adán»[4].

wikipedia

En Internet puedes divertirte buscando los lugares más terroríficos del planeta y para los amantes de las grandes emociones y los escalofríos hay mucho para mantenerte ocupado. Pero, ¿ha visitado alguna vez la iglesia de San Jorge en Lukova (República Checa)? Es muy posible que no vuelva ileso, ya que este lugar ha sido abandonado por los hombres y el tiempo se le echará encima.
Los habitantes del pueblo de Lukova vieron esta tragedia como un sombrío presagio y nunca más volvieron a la iglesia. Más de 50 años después de los hechos, mientras el edificio de la iglesia sigue amenazado de destrucción, a un artista checo se le ocurrió colocar 32 estatuas de figuras envueltas en yeso en los bancos que quedaron tal cual. Cada «fantasma» de este pasado representa a un fiel que acudía a rezar antes de la tragedia de 1968.
Fue el artista Jakub Hadrava quien tuvo la idea de «revivir» estos fantasmas de una época pasada. Las estatuas de yeso ocupan los bancos, con la cabeza inclinada como si estuvieran en plena contemplación o meditación. Estas estatuas representan a las almas errantes que no han encontrado el descanso después del drama.

iglesia de san jorge de lukova, república checa

Consagrada en el año 921, la basílica es una de las iglesias más antiguas de Praga construida en estilo románico[1] La construcción de la iglesia fue iniciada por Vratislao I. A la muerte de Vratislao, en el año 921, la iglesia había sido terminada pero no consagrada. Wenceslao I completó el proyecto, y a su muerte enterró allí a su abuela, Ludmila de Bohemia[2].
La basílica ocupó un lugar destacado en los inicios de la difusión del cristianismo en Bohemia. Su colegiata estuvo en el centro del territorio hasta la fundación de la archidiócesis de Praga en el año 973. En el año 976 se construyó el primer edificio de la abadía benedictina de San Jorge en el lado norte de la basílica, y ésta sirvió de iglesia abacial. El edificio original de tres naves se completó con un coro, una tribuna para las monjas del convento y una cripta[2].
En 1142, Conrado III entró en Bohemia para restituir a su cuñado Vladislao II como duque. Conrado sitió el castillo de Praga. Durante el asedio, la iglesia y el convento sufrieron graves daños causados por un incendio. Los daños fueron reparados entre 1145 y 1151 y en esa ocasión se añadieron dos torres a la iglesia. La torre norte, más pequeña, recibe el nombre de «Eva», mientras que la torre sur, más grande, se llama «Adán»[4].